miércoles, 2 de septiembre de 2015

jazz mirrors

a la sombra del clamor y del bullicio
conteniendo el desasosiego de su exhalación
improvisa un alma escindida en cuatro cuerpos
un semblante irrepetible del amor

quizás un conjuro de intersticios
de espejos viejos ciegos de mística emoción
le infunda un penúltimo aliento a los reflejos
que murieron esperando redención

un tierno dolor impregna propicio
la impura penumbra de cada rincón
los paganos aromas de un bar esquinero
que está bien solo aunque aquí me encuentre yo

{sobre un sábado en la noche en San Café Bar Jazz}

jueves, 21 de mayo de 2015

Apoteosis

Tu nebulosa presencia
me arrastró por los laberintos del dolor
mientras intentaba descifrar tu voluntad.

Y creía saber que mi destino
era abrir las puertas del cielo
mas ahora llegado
al paraíso que has creado entiendo
que yo soy tu espíritu
y que vine para destruir sus sueños  ingenuos
de eternidad.


miércoles, 29 de abril de 2015

Para escribir cada noche mil páginas

Para ser un médium y darle algún sosiego
a las ánimas que vagan en el casi infierno del olvido

Para descubrir y escribir los 43046721 nombres de Dios
e iluminar mi camino con sus sonidos.

Para cumplir la condición de legitimidad 
de otros rumbos del universo
cuya existencia depende solo de un conjuro. 

Para que este irrepetible amasijo que soy yo
pueda cambiar el rumbo de algún viento
y persistir en la inmortalidad de los efectos.

Quisiera a placer poder detener el transcurso 
del mundo alrededor mío
y revertir mi entrópico envejecimiento

para escribir cada noche mil páginas.