martes, 29 de marzo de 2016

Hitomi Fujiko

Visito un mundo hace rato desolado
sin la esperanza de encontrar a alguien allí,
por mi ignorante soledad quedo atrapado
y una suerte de guía me ayuda a salir.

Un robot con suma astucia programado
creo que a lo sumo podría ser la entidad,
mas le descubro en soliloquio macabro
burlándose a anchas de mi credulidad.

Le confronto -más que desconcertado-,
me ordena al instante abandonar el lugar,
solo hasta verle en lobo transfigurado
emprendo mi huida sin acaso titubear.

La apelación a su más sagrada regla
-"en este reino no más de uno andará"-
le engendra cuestiones sobre su existencia
que transforma en dudas sobre mi realidad.

Su ímpetu me acusa del asesinato
de previos residentes cuando aparecí,
¿será que mis recuerdos fueron implantados?
¿o perdí los estribos en un frenesí?

¿Qué si yo soy al final solo algoritmos
-artefacto virtual de un demiurgo ocioso
que creó este mundo y sus profundos abismos
y se retiró creyéndose gracioso-?

jueves, 10 de marzo de 2016

devenir



Hacia el declive el esplendor,
hacia el desorden los organismos,
y a la muerte y la extinción,
deben ir.

Hacia la resignación el amor,
hacia el absurdo y el olvido
los héroes y los imperios,
deben ir.

A sumirse en la oscuridad
el universo,
y en el ingrávido vacío
a desgarrarse los átomos,
deben ir.

A disolverse en soledad,
a retirarse los ciudadanos,
y tu perenne juventud
a ajarse tras los años,
deben ir.

Hacia las fauces inclementes
del devenir.

sábado, 5 de marzo de 2016

Elea

El tiempo nuez
nada más
que una ilusión persistente.

La multiplicidad
se me antoja inconsistente.

Siempre estuvimos unidos,
la luz emerge del vacío,
espontánea,
de las cenizas de un infinito
surgen otros tantos más.

Siempre estuvimos
en el uno primordial.

No hay distancia por recorrer,
no hay distancia entre nosotros.
La ansiedad de correr
si difumina
en tanto logro comprender:

nunca nada estuvo separado.


viernes, 4 de marzo de 2016

oncotropía

"Luchadoras" no se predica de las células
                que se aferran a la vida sin renuncia
                       se les llama propiamente "cancerosas".

Yo sería esa misma maldición si por la angustia
                      me aferrara a la existencia a toda costa.

Así que no lucharé contra ti pues sé que me vencerás.
      Inútil sería intentar resistir a quien siempre al final
                                                      todo se lo llevará.

No obstante,
      no tienes que tomar lo que te he de devolver
                                            con crueldad semejante.

   No me pudras el ojo: arráncame mientras duermo.
        Apaga mi corazón en vez de malformarle.
    ¡Disipa fulminante mis átomos
                         como me lo prometiste en sueños!

No alojes bulbos de maleza en mi epitelio
     ni dejes que crezcan sus cristales en mis venas
                                  hasta que rasguen mis deseos.

       Solo apaga la luz
                    cuando sea el momento
                            que yo ya sé bien que no soy eterno.

       No tienes que aleccionarme permitiendo
          que el fractal de algún animáculo simple
             me descomponga lentamente desde adentro.

Y si de mi suerte dispone un verdugo te ruego
que impidas los segundos en los que sería consciente
del horror de ver lo que fuera mi cuerpo 
entonces separado, amorfo e inconsistente.



jueves, 3 de marzo de 2016

DSM



De un breve sueño no anunciado me reincorporo
la calle y el deber adelante
adentro de la bruma un coro
saturado y afónico anuncia
que el mundo se fue por un instante
y que me desperté sin decoro

abrazado a un semáforo.