viernes, 4 de marzo de 2016

oncotropía

"Luchadoras" no se predica de las células
                que se aferran a la vida sin renuncia
                       se les llama propiamente "cancerosas".

Yo sería esa misma maldición si por la angustia
                      me aferrara a la existencia a toda costa.

Así que no lucharé contra ti pues sé que me vencerás.
      Inútil sería intentar resistir a quien siempre al final
                                                      todo se lo llevará.

No obstante,
      no tienes que tomar lo que te he de devolver
                                            con crueldad semejante.

   No me pudras el ojo: arráncame mientras duermo.
        Apaga mi corazón en vez de malformarle.
    ¡Disipa fulminante mis átomos
                         como me lo prometiste en sueños!

No alojes bulbos de maleza en mi epitelio
     ni dejes que crezcan sus cristales en mis venas
                                  hasta que rasguen mis deseos.

       Solo apaga la luz
                    cuando sea el momento
                            que yo ya sé bien que no soy eterno.

       No tienes que aleccionarme permitiendo
          que el fractal de algún animáculo simple
             me descomponga lentamente desde adentro.

Y si de mi suerte dispone un verdugo te ruego
que impidas los segundos en los que sería consciente
del horror de ver lo que fuera mi cuerpo 
entonces separado, amorfo e inconsistente.



Publicar un comentario