lunes, 5 de julio de 2004

Aflicción

Conoció la Diosa al Espíritu de la Creación y en éxtasis se hicieron Uno. Mas el resplandor, en sincronía, llenó cada horizonte, en cada punto, en todas direcciones, y se hizo homogénea la eufonía, saturando los oídos de la Diosa.

Y Ella no pudo soportar más tanta belleza.

Fue ahí cuando el Espíritu sintió por primera vez, de manera profunda, dolor. Y al sentir la sangre deslizándose por su piel, y al verla correr, confundida con lo que emana la fuente, la Creación comprendió que no podía vivir sin el silencio.

{Fragmentos relacionados:}
Creación
Disgregación
Publicar un comentario