miércoles, 14 de noviembre de 2012

Sagittarius

Dedicado a Héctor Parra
por sus maravillosas preguntas 

Siempre quise ser un centauro
para cabalgar a través del infinito
con alguna sabiduría para comprenderlo.

Siempre quise ser un centauro 
para descubrir en los confines del cielo 
que lo inmenso es idéntico a lo más pequeño.

Siempre quise ser tan bárbaro como ilustrado
y ver en el orden el arrebato,
y en el átomo, 
y en el centro del corazón humano.

Y durante las batallas que tracé como strategos
me soñé como el más feroz guerrero. 

Sólo he visto la diana a través de espejos
y siempre quise ser arquero. 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Barbaro e ilustrado al mismo tiempo, instinto y razón, negro y blanco, animal y hombre. Es una naturaleza artificial pero equilibrada.