viernes, 23 de noviembre de 2012

moon



Mi saliva cargada de adrenalina
se evaporó y luego se condensó
formando una perla
que se convirtió en una luna
que por su propio peso
volvería a caer
hasta encontrar la órbita de tu cuerpo.

En la suma dulzura
de tus inmediaciones
decidió quedarse a iluminar
las ciudades oscuras de tus temores
en forma de recuerdo.

Las aguas del génesis
donde siempre puedes volver a descansar
eran sólo saliva
y sólo querían lubricar un beso.

(Variaciones sobre un tema de Björk, I Biophilia, 2011)
Publicar un comentario