viernes, 12 de octubre de 2012

Mallory-Weiss

Todos nos desangramos por dentro
en nuestro esfuerzo repetido
por expulsar nuestros demonios.
Todos nos sentimos solos
con esa nada atorada
en el esófago.

Todos lo hacemos
y a nadie le importa.

A ti no te importa. 
Publicar un comentario