miércoles, 3 de octubre de 2012

gerbh

Las palabras como espíritus
se agolpan en el espacio que ocupa el médium
desesperadas por comunicarse. 

No sé si llamar "don" a este poder maldito
de poder decirlo como nadie puede decirlo. 

No sé si llamarlo "libertad" 
porque no me es legítimo ignorarlo,
porque su voz es la de un deber
y no estaría tranquilo
siéndole irresponsable.
Publicar un comentario