lunes, 29 de octubre de 2012

eclipse

Tu sombra, 
esa tu presencia indirecta,
trae una noche inusitada
a mis tierras.

Me pregunto si habré enojado a los dioses. 

Siempre supe que dentro de un segundo 
durante el auge de la simetría de los astros
que se alinean a mi vista
el tiempo habrá cesado
y no volverá el día. 
Publicar un comentario