lunes, 3 de septiembre de 2012

tan tersa como la inexistencia

Tan inútil y eterna
como la luz azul 
que ilumina la escalera. 

Tan fútil y perfecta
como la memoria
en la que se convirtió tu silueta.

Tan hermosa y mendaz
como toda promesa. 
Publicar un comentario