domingo, 16 de septiembre de 2012

Luciène

Yo te espero,
pero no creo que vayas a volver.
No creo de nuevo poder ver
el mundo a través de tus ojos. 

Me perderé de la manera única
en que suspendes el paso del tiempo
con tu mirada.

Me perderé de la perpectiva irremplazable
en la que confluyen los vórtices del horizonte 
en tus sentidos. 

Me perderé de la poesía
con la cual interpretas
el mundo visible.

Perderé el privilegio de estar
en tu mismo lugar
y con mi consciencia fusionada
con la tuya. 

Yo te espero, 
pero no creo que vayas a volver. 
Es mi propia vida lo único que me resta
por perder. 
Publicar un comentario