lunes, 23 de julio de 2012

petróleo

toneladas de piedras y ciudades enteras
sepultaron la selva que fue mi ecosistema
y la azul selva aquella que mi propia alma era
oculta bajo tierra no vio más primaveras
ni vida en sus laderas sucumbió ante la fuerza
de la árida miseria del animal que progresa  
víspera de la guerra las armas se alimentan
de viscosa materia que mi propia alma era
Publicar un comentario