martes, 5 de junio de 2012

C 14B K 123

El atajo acobijado por una niebla matutina
y custodiado por un perro negro horroroso.
Nos bamboleamos lidiando con el maltrecho camino,
sorteando los pesares y los destrozos.
Llegaré tarde de nuevo.
Publicar un comentario