jueves, 12 de abril de 2012

Cuerdas Teoría V

La fibras que componen el multiverso
son versiones de la partícula primordial
que retoza, se retuerce sobre sí misma,
y así se extiende.

Crea planos que vuelan por encima de ella
y la envuelven.
Le basta mirar hacia arriba 
para generar universos paralelos.

El tiempo 
es una interpretación de la distancia,
la distancia 
es una interpretación de la corporalidad,
la corporalidad 
es una interpretación de la energía:
la mónada se engaña a sí misma
y así se entiende.

No existe espacio entre nosotros:
en la amalgama lujuriosa 
de la diversidad aparente
no hay espacio vacío,
no hay un punto donde no estés tú.

En el persistencia del presente,
no hay un pasado o futuro 
en el que no nos conozcamos:
nunca estuvimos separados,
y yo nunca te extrañé
porque tú nunca te fuiste.
Publicar un comentario