jueves, 29 de marzo de 2012

Yo, Fotón.

Perdóname por ser unas veces un ente difuso 
y otras veces un cuanto;
por ser en ocasiones un fenómeno mesurable
y un sistema de incertidumbre a ratos.
Por saltar, irresponsable, 
entre la virtualidad y la existencia
sin un carácter determinado,
comportándome como sinuosidad
tanto como proyectil mecánico,
Perdóname, pero en esa contradicción 
de mi corporalidad ondulatoria, 
me siento con la libertad propia
de un partícula subatómica.
Publicar un comentario