jueves, 24 de noviembre de 2011

Argentina

Pequeña escoria,
invención maldita
¿con qué permiso  
invadiste el reino del sentido?
¿por qué tu ausencia, 
como un carcelero,
me encierra y amarra,
y nos mantiene lejos?

Una abstracta cadena
será dueña perpetua de mi empeño,
y con esta condena
sólo se prueba la libertad en los sueños.
Publicar un comentario