jueves, 24 de noviembre de 2011

Argentina II

Apareces en mis pensamientos más sublimes,
no puedo concebir plan alguno sin ti,
impregnas con tu aroma cada rincón,
cada esperanza, cada decisión.

E imagino, como todos, que contigo seré feliz.

Una niebla corrosiva se expande
a lo largo de la  rivera y el valle...
aunque nadie lo diga, todos la quieren asir:
no tiene fin la sed de atraparte.

De esa multitud hipócrita 
que te desea por las mismas ilusiones 
y te seduce siempre con las mismas estrategias
yo quiero escaparme.
Publicar un comentario