viernes, 28 de octubre de 2011

misterios

Allí sentados esperando 
que ocurriera un milagro.
Pero no sucedió:
aquella figura de yeso 
inmóvil se quedó.
No lloró,
no hubo absolución.
Publicar un comentario