sábado, 29 de octubre de 2011

comunión

No es por su sonrisa, 
ni por la revolución del amor
que lo consideran su amigo
y lo adoran.
Es por su pobreza y su sufrimiento
que cada domingo.  
lo devoran.
Publicar un comentario