jueves, 14 de abril de 2011

hace un minuto

En  un vaivén la luz de los puntos
hace interferencia,
las pupilas se dilatan
y el predador percibe a su presa
Mira con cuánta gracia y ligereza
caen los velos 
y los dogmas se hacen trizas.
Le basta a la lluvia
dejarse caer para desconectar
unas cuantas certezas.
Publicar un comentario