lunes, 17 de mayo de 2010

zona

¿Qué hay de los días en los que es injustificable la melancolía?
¿Qué hay de aquellos en los que quiero escuchar tus nocturnos
a plena luz del día?
Publicar un comentario