lunes, 31 de mayo de 2010

Fiorella

Sé que no puedo irme porque tú me necesitas,
sé que no tengo derecho.
Y aunque quiero traerte enseguida
y tener tu voz y tu risa bajo mi techo,
quiero distancia del mundo y sus prisas
que quieren a mi corazón maltrecho.
Publicar un comentario