lunes, 5 de abril de 2010

Andrómeda

¿Hasta dónde soportará el último descendiente de aquella civilización extraterrestre
la maldición de sentirse el único como él que habita cualquiera de las galaxias?
Allí lo ves, sin esperanzas, 
mira qué bien se adapta...

Le ha sido útil asumir que no quedan otros de su extirpe...

Por eso si vas a visitarlo, si se da cuenta de tu existencia,
no puedes pretender que se trate de un evento ordinario;
si hace posible lo imposible,
no puedes pretender que va a seguir siendo el mismo....
Publicar un comentario