domingo, 8 de noviembre de 2009

hallábase cerca la esperanza

Fueron de mis días más felices, cerca a esta encrucijada,
hacía emerger el tiempo de la nada, incluso bailaba.
Todo era posible y todo parecía haber sido necesario para llegar allí,
no podía sentirme sino lleno de gracia.
Por eso gracias,
gracias por haberme reflejado en tu mirada.
Publicar un comentario