miércoles, 25 de noviembre de 2009

club 27

No es muy sensato que pases de largo.
No deberías dejar que llegue el sábado.
El tiempo te lleva cada vez más lejos del club 27.
En las calles estás encerrado;
el club es cielo abierto.
En las calles, solo en entre un millón de seres
comunes y corrientes
a los que tienes que adaptarte
estratégicamente;
en el club,
todos los seres extraños
de tu misma espontaneidad
pertenecen a la misma familia.
En las calles,
el ruido incesante es silencio desesperado;
en el club,
hasta el silencio hace parte del genio musical.
Publicar un comentario