lunes, 2 de noviembre de 2009

A.

Todos los días, lo primero que anhelo
es que lleguen noticias sobre ti,
quiera Dios que de las buenas.
Reviso la correspondencia,
estoy atento a la puerta
y verifico que tu cuarto esté en orden
para que cuando llegues
lo puedas habitar por fin.
Publicar un comentario