viernes, 9 de octubre de 2009

{sin título}

Si por fin encuentras tu divinidad personal,
¿no deberías abandonarlo todo por seguirla?
¿Preferirás la tranquila trivialidad de la normalidad?
Publicar un comentario