sábado, 8 de agosto de 2009

caed III

Hablar es ya
mentir.
Imposible vivir
sin matar.
Con cada movimiento
la energía se degrada
y ahora hasta hiere
la mirada.

Engañoso el placer,
amarga la verdad.
Mil tristísimas lágrimas tuyas
costó mi bienestar
y la sinceridad
lastima a la confianza.

Que alguien tenga que alejarse de la belleza,
porque la quiere,
que una horrorosa interpretación
sea más fácil siempre,
que tenga que eclipsarme
para que tu luz no mengue...

...héroe si me voy, sin más,
pero más héroe si me quedo,
pese a esto.
Publicar un comentario