martes, 5 de mayo de 2009

nada apego merece

El viento sopla,
por sus corrientes flota el bicho que vuela alto entre las copas de los árboles,
quienes podrían pasar por guardianes inmortales,
pero el individuo perece, la irrealidad aparece,
la intrascendencia, la inescencialidad.
Nada apego merece.
Publicar un comentario