jueves, 29 de enero de 2009

56

28 horas,
el eje de mi cuerpo se inclina un grado,
el satélite del que soy satélite está más cerca,
mi sombra es más larga y calurosa
y extrañas criaturas caminan por mi superficie.
28 horas más,
asteroides chocan contra mí
con dulce violencia
y me cambian para siempre.
Publicar un comentario