miércoles, 28 de enero de 2009

55

Estuviste a punto de tener fortuna, casi ganaste toda la sinceridad.
Si no hubieses apostado todo a tu número favorito
-si hubieses apostado la mitad al mío-
habrías conocido no sólo todas las verdades,
sino también todas las mentiras que quería decir.
Publicar un comentario