lunes, 8 de diciembre de 2008

vegepistemología.

Hay cosas que no son para entender,
cuando entender es simplificar:
a veces estás frente a un organismo,
frente a una complejidad irreductible.

Hay cosas que no son para entender
cuando entender es asimilar
(convertir lo diferente en algo símil):
si me digieres, dejaré de estar vivo.

Interprétame asociándome con lo que te evoco,
sin buscar un "detrás de mí" ni una "verdadera intención".
Publicar un comentario