miércoles, 31 de diciembre de 2008

salmo del éxodo

Confianza, mi bien. Confianza.
Si hasta a las bestias más molestas la Naturaleza provee,
¿cómo no va a conspirar a favor de un castor juicioso?
Publicar un comentario