miércoles, 10 de diciembre de 2008

O / D

Si uno nada mucho tiempo durante el día, 
puede llegar a tener en la tranquilidad de la noche
una sensación latente del vaivén de las olas.

Esta noche el silencio ruge, 
con un sonido grumoso y eléctrico 
de bits graves sobrecargados desgarrándose, 
aniquilándose,
amándose con pasión violenta. 

No hay comentarios.: