miércoles, 20 de agosto de 2008

Siento esa locura difundirse
a través de mi torrente sanguíneo.
La siento venir desde mi hombro,
donde reposa tu rostro.
Publicar un comentario