jueves, 24 de enero de 2008

Tanto vibrato de fondo
-a bajas frecuencias-
termina por agrietar las columnas,
aunque no lo escuches.
Tantos contrastes nunca vistos
te sacuden del dogma y del calendario
a los que te aferraste.
Tanta inocente complacencia en el misterio
deja a las pupilas siempre dilatadas.
Y las pequeñas y continuas dosis de serotonina
conspiran diseñando una adicción incontrolable.

¿Acaso soy el pecado al que no puedes asomarte?
Publicar un comentario