miércoles, 15 de agosto de 2007

Un hombre llamado Caetano

Aun a pesar de que justo cuando tú llegaste aquí yo estaba allá,
aun así, una simple sinceridad tuya inscrita en una piedra rodante,
una simple sinceridad tuya ha cambiado otra vez mi vida.
Publicar un comentario