jueves, 26 de julio de 2007

Fiebre amarilla

Es tan real esta opresión en el pecho
que el nombre de "ansiedad" resulta un poco uránico.
Lo soporto, incluso lo deseo,
con la esperanza de que ayude a desplegar mi espíritu
y así luego -al replegarlo- haya recogido algo.
Publicar un comentario