viernes, 23 de febrero de 2007

Lidiar al monstruo por sus astas

En menos de tres soles
por dos voces diferentes de la Providencia
he sido llamado a ser más valiente,
a lidiar al monstruo por sus astas,
a investigar sobre lo que aún desconozco
y a no a reservarme las propuestas discutibles.
Publicar un comentario