lunes, 22 de mayo de 2006

Destino y libertad

Cuando huele a tragedia
los hombres comienzan a creer en el destino
y cuando la necesidad los lleva a abandonar sus sueños
cometen la deshonestidad de creer que así lo han decidido.
Publicar un comentario