sábado, 4 de marzo de 2006

Végétal


Espero ansiosamente que digas lo que vas a decir mañana.
Espero ansiosamente, sea lo que sea que entiendas por "mañana".
Espero ansiosamente que los sonidos se desprendan de tu boca para ir a cazarlos con mis oídos y luego cultivarlos en mi alma. Naturaleza afín, melodía amada, la alada Diké vino de nuevo a tus manos pues ellas son dignas de tal divinidad y estoy seguro que también le recuerdas las manos de aquella a quien siempre acompaña. Aguardo la consecuencia de tu cuerpo transparente; mi alma vegetal aguarda, sol, tu luz traspasante.
Publicar un comentario