viernes, 10 de marzo de 2006

Conveniencia

A veces me encanta y conviene tu parcial ceguera,
sólo a veces:
cuando estoy cerca
y no te das cuenta que te estoy contemplando.
Es entonces cuando
he querido ser lo suficientemente sensible
como para que esa visión por completo me hubiese raptado.
Publicar un comentario