martes, 21 de febrero de 2006

Mano con esfera reflejante

Veo de ti un reflejo distorsionado
en el que estás viendo tu reflejo,
justo allí en donde se supone
que debería verse de mí un reflejo distorsionado
en el que esté viendo mi reflejo.
Justo allí: sobre mí esfera.
Quizá todo esto lo único que confirma
son las viejas tesis según la cuales
nos equivocamos al pensar que cada uno de nosotros
somos individualidades diferentes
y nos equivocamos al pensar que somos limitadas criaturas
que no se pueden representar el infinito.
Publicar un comentario