domingo, 15 de enero de 2006

Fe

De todo lo que se vislumbra
entre sueños líquidos, viajes mágicos,
dulces coincidencias y gentil servidumbre,
nada más bello que la pureza del aire que respiro.
Esta noche quizá vuelva
seducido por la hermosura de tus cenizas
y engañado por lo orgulloso que me siento de mi fe en ti.
Publicar un comentario