martes, 24 de enero de 2006

24-01

Sólo te ruego que no te tardes, alegría mía, no te tardes...
pues las tardes se hacen noches, y luego otra vez días.
Publicar un comentario