miércoles, 19 de octubre de 2005

[19-10]

Tornose inmanejable la inefable angustia de expresar,
así como incomprensibles las razones
que te trasportaban a la espera,
vacuo y futil el mundo, insensible la piel y única la nada.
Publicar un comentario