miércoles, 17 de agosto de 2005

A aquello que me sobreabarca

Padre cielo,
dios del deseo y el regocijo,
comienza a llover para que sean benditas estas reglas:
que nada se niegue y que nada se contenga.
Publicar un comentario