miércoles, 27 de abril de 2005

Neutralidad

Nuestra larga historia de neutralidad no es bien vista
por ninguno de los bandos definidos de guerreros alados.
¿Por qué tenemos que aliarnos y contra quién?
¿A costa de qué o qué o qué?

Ven, demos una vuelta por el jardín
mientras ellos, que son inmortales,
asumen con seriedad el tonto juego
de tratar de asesinarse entre ellos.
Ven, venimos luego,
ningún ángel nos extrañará.
Publicar un comentario