miércoles, 17 de noviembre de 2004

Desconexión

No decidí quedar en silencio y desvanecer mi imagen.
Simplemente se empañaron las ventanas,
me quedé mudo e inmóvil,
y se daño el teléfono.
Publicar un comentario