lunes, 25 de octubre de 2004

[Sin título]

Los relámpagos se alzan
desde el filo del horizonte
pretendiendo acariciar
la oscuridad,
proveyendo de nuevo el equilibrio
a un cielo agrietado de azul.
Ahora espera
y escucha
el chasquido de sus labios iterado
que viene con un poco de retraso.
Publicar un comentario